LA ECONOMIA: DESAPARECERA?

LA ECONOMIA: DESAPARECERA?

“La economía tal vez desaparecerá como disciplina” — me acaba de decir Joachim Becker, mientras viajamos en tranvía en Viena. Es una declaración fuerte, pero que proviene de un académico muy riguroso. Becker es un economista alemán, aunque está radicado en Viena, donde es profesor en la Wirtschaftsuniversitaet (Universidad de la Economía y la Empresa).

Becker agrega: “La mayoría de los economistas trabajan sobre sus fantasías. Están divorciados de la realidad”. Para fundamentar esa sentencia me explica que son muy pocos los economistas que están trabajando sobre la crisis económica, todavía son menos los que le prestan atención a Europa del Este, donde sus consecuencias serán muy graves.

Becker sabe de lo que habla, ya que su campo de acción y experiencia es amplio. Además de su cargo universitario integra el Instituto de Economía Política (IPE – un viejo socio de CLAES en Europa), diversas organizaciones académicas austríacas y alemanas, y es un reconocido experto tanto en América del Sur como en los países de Europa del Este y Central. Le ayuda su notable facilidad para las lenguas, ya que habla con fluidez además de su alemán natal, inglés, francés, español, portugués, servio, polaco, y otras tantas lenguas.

“Las universidades, y las instituciones de ensañanza e investigación no permiten una adecuada renovación de la economía, ni la innovación hacia nevas ideas”, me dice Becker. Y agrega: “A pesar de la crisis, también persiste una resistencia a tender puentes entre la academia y el activismo con los movimientos sociales. Hay excepciones, pero siguen siendo muy pocos casos. Las investigaciones son sobre temas a veces muy alejados de la realidad, y en especial de la realidad de esta crisis”.

El tranvía trepa las colinas hacia las afueras de Viena, y Becker profundiza más en el tema: “Los jóvenes reciben cada vez más reglas sobre cómo investigar, dónde y cómo publicar, el énfasis en los journals, etc. Por otro lado, el activismo es más débil que en el pasado, y por lo tanto las distancias entre los académicos y la militancia se incrementan.”

Es así que según Becker, la economía puede desaparecer, y si espera sobrevivir “se tiene que reformular la economía; tal vez más, tal vez sea necesario refundarla”.

2 Comentarios en "LA ECONOMIA: DESAPARECERA?"

  1. Alexandra Vallejo  02/06/2009 at 23:02

    Considero que es pertinente este cuestionamiento pero no solo hacia la economía sino que se debe extender su campo de acción a otras disciplinas tanto de las ciencias sociales como fácticas y exactas. Cada día nos alejamos más de la realidad social que nos circunda (entre ellas la crisis económica) y ello dificulta su explicación. No obstante discrepo del profesor Becker en un aspecto y es la desaparición per se de la economía, sobre todo porque desde hace mas de 20 años diversos economistas están intentando darle una nueva explicación al hecho económico ligándolo a aspectos institucionales y sociales es el caso de Coase, North y Sen entre otros

  2. Ana Laura  08/06/2009 at 22:26

    Yo no creo que la Economía desaparezca como tal. Sería como creer que cuando aparecieron sociólogos contradiciendo la “sociología positiva de Comte” la Sociología como disciplina también desaparecería.

    Si concuerdo con la distancia entre la militancia y lo académico. Pero por eso creo que los Centros de Estudiantes, aunque en muchos casos creo que están muy politizados, pero son un vínculo entre estos dos aspectos de la misma realidad.

    También pienso que la Economía se está transformando como disciplina, y creo que la Sociología se acerca más a tratar temas relacionados con la crisis, porque los economistas se han dado cuenta (creo yo) de que sus modelos han fallado, y por lo tanto su paradigma ahora tiene que cambiar, pero aún no saben como acercarse a las consecuencias de la crisis, sobre todo a la de las sociedades en concreto, y no al crecimiento o decrecimiento del PBI, y creo que eso es algo que si sabe hacer mejor la Sociología.

    Y por último hay que tener en cuenta que esta crisis es una “gran verguenza” para los economistas académicos.

Deja un comentario

Tu email no se publica.