DESPUES DE LA TORMENTA EN LA WEB

Como habrán advertido todos los seguidores de este blog, he estado en silencio en los últimos meses. Es oportuno compartir una explicación: a mediados de año, este blog y otros sitios webs del Centro Latino Americano de Ecología Social (CLAES), sufieron severos ataques desde la web.

En el caso de Acción y Reacción, por ejemplo, se recibían miles de accesos por minuto, hasta que rápidamente lo dejaron fuera del aire. Uno siente una rara sensación cuando ve la gráfica de intentos de acceso, y trepa en un minuto a 1500 o 1600 ingresos.

A diferencia de los intentos de hackeo del pasado, estos ataques eran de una apabullante intensidad, y según me explican los técnicos, destinados a sacar el aire al blog. Han sido ataques profesionales.

Esto ocurrió más o menos simultáneamente con ataques similares a otros sitios webs comprometidos con causas en derechos humanos, ambiente, pueblos indígenas o periodismo independiente. No estoy relatando, por lo tanto, un incidente aislado.

En estos meses hemos estado probando medidas de seguridad y otros ensayos. Como puede verse una de ellas es un filtro web,  así como agregar otros instrumentos de protección. El blog por ahora está más lento. Y no ha sido actualizado mientras se hacían esos cambios y evaluaciones.

A nadie puede sorprender que todo esto causa una enorme sobrecarga de trabajo, que requiere la ayuda de amigos y técnicos, y que las soluciones son limitadas o tardan en concretarse ya que en muchos casos son económicamente costosas.

Pero esta es la nueva situación que se vive en la región. Hay gente o grupos con recursos financieros, tiempo disponible, y técnicos que tienen la capacidad de atacar sitios webs de ONGs o de personas.

Les comparto que estamos en las fases finales de cambios en seguridad del blog, y de los demás sitios de CLAES, para volver a tenerlos a todos en el aire como siempre. Y espero que estarán disponibles de forma más ágil.

Les quedo a todos agradecidos por la paciencia, y desde ahora retomamos la comunicación desde este blog.

Eduardo Gudynas, noviembre de 2015.

Deja un comentario

Tu email no se publica.