ESTADO Y MERCADO: UNA PAREJA DESPAREJA

ESTADO Y MERCADO: UNA PAREJA DESPAREJA

La conocida revista Nueva Sociedad publicó un número dedicado a las actuales relaciones entre el mercado y el Estado en América Latina. “¿Volver al futuro?” se preguntan los editores de la revista, y sostienen que si bien  son dos cuestiones distintas, se las debe explorar, no para al pasado sino para avanzar hacia el futuro.

He tenido oportunidad de contribuir a esa revista con el ensayo “Estado y mercado en América Latina: una pareja despareja. Cuando el mercado es plural y el Estado es heterogéneo“.

Se parte de alertar que esos análisis comunes que presentan la pareja Estado – mercado, tienen muchas limitaciones, y en el fondo están equivocados. Estado y mercado son dos categorías distintas, responden a diferentes marcos de análisis, y no se puede pensar en balances tales como “más Estado” debido a “menos mercado”. El mercado en América Latina es en realidad un conjunto de mercados; son heterogéneos y diversos, y van desde las ferias campesinas a los brokers en las bolsas de valores. La homogeneización de esa diversidad de mercados, y la invisibilización de algunos, es un problema serio.

Por otro lado, el Estado es bastante más heterogéneo y contradictorio de lo que se piensa. En esa línea se discuten los esfuerzos de los gobiernos de izquierda por potenciar la acción estatal, donde hay ejemplos exitosos, pero hay otros sobre intervenciones estatales sobre los mercados que son discutibles y hasta contraproducentes.

La reconsideración del papel del Estado y del mercado debe ser parte de un debate más amplio sobre la reformulación del capitalismo. Esa cuestión se analiza en la última sección del artículo, donde se advierte por ejemplo sobre la importancia de remontar el reduccionismo mercantil, donde es imprescindible una regulación social tanto del mercado como del Estado, y será necesario discutir las ideas que sustentan los estilos de desarrollo convencionales.

El artículo completo, en PDF, se puede descargar aquí…

Deja un comentario

Tu email no se publica.